domingo, 9 de enero de 2011

La huida

Toca huir ahora, se acabó la espera. Tantas horas encerrado en aquel improvisado sótano ha acabado con mi paciencia. Ahora necesito sentir la adrenalina de no ver a mi perseguidor, pero sí escucharlo a una mínima distancia. Correr entre la nieve, hacia el bosque, es todo un reto.

Lo necesitaba, realmente lo necesitaba.

Durante un tiempo que se hizo eterno estuvieron mirando su cuerpo, haciendo preguntas estúpidas. Estúpidas elecciones, preguntan a las personas equivocadas. De cogerme, podrían hacer todas suposiciones, preguntas y móviles ficticios que quisieran. Pero nunca me creerían. Mejor correr, no les daré la oportunidad de mostrarme su insultante incredulidad.

Un fogonazo detrás de mí. Fallan las fuerzas y tengo que caer. La energía desaparece, ya no puedo correr. Esto es... ¡¿sangre?!

Revista de misterio,
Ellery Queen
25 de marzo, 1990

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada