martes, 24 de agosto de 2010

Queda contra la pared, en silencio. Los ojos entrecerrados, intentando pensar, aclarar pensamientos y sentimientos a la vez. A oscuras, tal vez oiga mejor mis propias ideas y entienda mejor los movimientos de mi corazón. Esta aventura ha cambiado mucho desde los inicios, digamos que está en suspenso. Ahora solo queda mirar a las estrellas en busca de una respuesta.

Intento conocer un alma ajena a la mía. Sus pensamientos son inaccesibles para mí, dejandome con el velo de la incerteza. Esta vorágine agota por momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada