jueves, 10 de febrero de 2011

Un vistazo hacia atrás

Son días extraños cuando observas la luz del sol derramada sobre las calles de la ciudad. Me recuerdan a aquellas sesiones de falsa búsqueda espiritual que no llegaron a ninguna parte. Mi mirada sigue perdida en el vacío, mientras pienso que esta sería la edad en la que debería empezar a despegarme de lo que es la familia, y no antes.

Comencé a volar alto, soñando horizontes que traspasar. Mis diarios se pierden en número, tales son las aventuras que he vivido. De tinta he manchado cuadernos y cuadernos, intentando explicar todo lo que en el corazón se siente.

¿Volaba para huir o para soñar? Que hablen mis testigos, ellos podrán decir cuanto hablaba mi mirada. Era agradable sentir el peso de mil historias sobre mis hombros. Un libro era de los mejores amigos, la vía para la abstracción

Confía en tu corazón sobre todas las cosas, y apóyate en tu propio entendimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada