domingo, 8 de noviembre de 2009

Castillo bajo el agua

Esa música no cesará nunca. Hablo de la que provoca el viento, creando aterradores aullidos. Y las almas vivientes se sienten como diminutas hormigas en la gigantesca fortaleza. Todos inmersos en una construcción que no lleva a nada. Los andamios recuerdan a los restos de una criatura terrible hace tiempo vencida.
No hay modo de escapar. Tampoco recuerdan que quieren hacerlo.
Autómatas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada