martes, 31 de marzo de 2009

¿Dónde está su sonrisa?

Papá, tengo miedo. ¿Qué hacen todas esas máquinas aquí, en casa? ¿Para qué funcionan? Me dices que no lo sabes. Busco tus brazos y no me respondes ¿Qué es lo que pasa?
Sé que el viaje ha sido difícil, el mar no nos lo ha puesto fácil.

¿Por qué no sonríes? ¿Qué es lo que pasa?
------

Volvían a casa, tras un largo viaje que debería haber sido un nuevo comienzo para todos. Mentiras para uno mismo. La amenaza que recorre su espalda, mensajero del miedo.

Esa certidumbre que les remueve muy adentro del pensamiento: no es un sueño, esto es real. Y el resto del horror está por llegar.

Se asentaron, con miles de ojos artificiales a su alrededor, observando cada movimiento. Tan solo duro un tiempo, hasta que llegaron, vestidos de oscuridad con armas que lanzaban rayos que fulminan.

Ambos encerrados, padre e hija. Las sonrisas que servía de mutuo consuelo desaparecieron al despertar en ese silencio de muerte, mientras esperaban su condena.

Hallando la muerte, intentando escapar de la creencia impuesta.

2 comentarios:

  1. eso me perturbo un poquito

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Desgarrador. Me gusta como transmites tu idea con tanta brevedad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar