sábado, 5 de septiembre de 2009

Las melodías se apagan

Tess arrancaba notas con cada vez más desgana, creía que no iba acorde con lo que veían sus ojos. Leigh estaba echada sobre el vientre de Matt, que hacía rato que había abandonado la guitarra para dejarla yacer a su lado. De vez en cuando, alguna mirada caía sobre ella, aunque Matt sabía perfectamente que no escaparía.

Leigh reía cada vez que sentía sus inquietos movimientos. Sus gráciles dedos jugaban en caricias, guardando su sonrisa al pensar en el siguiente paso para T.J. y Dale: un suave beso.

Se divertía imaginandolo, y Matt solo podía imaginar que pensaba, y sonreír al escuchar la expresión de su alegría.

Sus manos fueron incoscientemente a las de Leigh, acariciando a la par que ella, sus suaves dedos, que escondían una sonrisa nueva y alegre, mientras cerraba los ojos, estremecida por su tacto.

Tess miraba de reojo, sonriendo levemente, mientras tamborileaba sobre su acordeón, mirando al cielo, recordando alguna que otra melodía, algo para tocar.

1 comentario:

  1. Delicado, sensible.. fundiéndose con esta magnífica melodía..

    ResponderEliminar