lunes, 27 de julio de 2009

Aguas negras (Muerte)

"La vieja bicicleta de papá necesitaba un buen arreglo. Pero de momento me había acostumbrado a ella, cogiéndole un especial cariño. Mi hermana seguía mirandome como un bicho raro cuando me veía cogerla para marcharme a trabajar. Puede que tuviera razón.

Esta noche hace frío, durante el dia ha nevado bastante, suerte que hayan despejado los caminos a menudo. Un cansancio enorme se había abalanzado sobre mí, provocando que me quedara dormido sobre mi mesa de trabajo hasta a saber que hora.

No hay nadie en la carretera, y como siempre, la playa está vacía. No, espera, hay alguien ahí."

La bicicleta cayó con estrépito cuando se distrajo. Se levantó rápidamente a observar a ese hombre que había en la playa, observando algo en la nieve. Cojeó levemente cuando intentó incorporarse, así que decidió gatear hasta aproximarse para poder ver.

Aquel hombre estaba en cuclillas, inclinado sobre algo que al principio no podía creer: un cuerpo, inmóvil, siguiendo los movimientos que en ocasiones las olas le empujaban.

No quiso ver más. Se apresuro a coger de nuevo la bicicleta y pedaleo como si le persiguiera el mismo Diablo

"Olvídalo, olvídalo, olvídalo, olvídalo..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada