lunes, 27 de julio de 2009

Aguas negras (Vida)

Mis pisadas crujen en la nieve. Los restos cristalizados en mi camino, en los que quisiera verme reflejado mil veces, están esparcidos por toda la orilla. El sonido del mar, a escasos metros de mi. El paisaje no podría ser más extraño a mis ojos.

El frío amenaza con congelarme los dedos, que sin dudar paseo por algún lugar de la helada playa, en busca de alguna piedra cuya forma llame mi atención. Puedo ver el brillo en mis dedos, cuando los alzo hacia la luz de luna.

Dirigo la vista al mar, y al hacerlo siento un escalofío que recorre mi espalda. Es tan intenso que hace que casi pierda el equilibrio. El cielo negro no se distingue de las aguas, y eso me hace estremecer. Pero mi escalofrío no esta ausente de cierto placer. Como llamando a sentirme vivo cuando recorre cada centímetro de mi piel.

Me he detenido sin querer, mirando al mar e intentando descubrir algo en el agua, y retomo mi paseo nocturno que nadie más conoce. Dirijo la vista al suelo en mi búsqueda de pequeños tesoros, quizá pueda encontrar algo más...

Esta noche, quizás...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada